Claves para crear un plan de mantenimiento para el hogar

La casa debe mantenerse en óptimas condiciones para brindar a sus habitantes un ambiente seguro y saludable, así como para evitar que su precio se devalúe en el mercado.

 

Crear un plan de mantenimiento y realizar las reparaciones de manera oportuna permitirá resolver cualquier falla o desperfecto antes de que se conviertan en problemas serios y costosos, sobre todo en situaciones potencialmente inseguras, insalubres o de daño estructural. Sobre todo es importante cuidar la plomería básica, el mantenimiento eléctrico, impermeabilización y pintura del hogar entre otros.

 

Si bien no existe una regla efectiva para crear un plan de mantenimiento y reparación de la casa, sí existen factores y elementos clave que se deben considerar al momento de crear este presupuesto.

 

Y es que los costos de mantenimiento y reparación varían dependiendo de los siguientes factores:

Ubicación.- Un inmueble ubicado en la parte inferior de una colina o en una llanura o en otras áreas que crean tensiones medioambientales requerirá mayor cuidado y mantenimiento. Incluso las propiedades cerca del mar o en ciudades con agua con salitre, pueden tener mayor desgaste de plomería en general, por los residuos del agua y el mantenimiento debe ser constante, incluso para los electrodomésticos del hogar como la lavadora de platos, el filtro del refrigerador, la lavadora de ropa, etc.

Antigüedad.- La edad de construcción de la propiedad juega un papel importante, por ejemplo, un inmueble nuevo (una casa construida entre los últimos 5 – 10 años) necesitará poco mantenimiento; una de entre 10 – 20 años, un poco más, y una de entre 20 – 30 años, probablemente requerirá un mantenimiento integral en ciertas áreas como el techo, el sistema eléctrico y reemplazar algunas tuberías, entre otros. De todas formas, todas las propiedades por su uso de desgastan por lo que presentan oportunidades de mejora para hacerlas más cómodas y seguras.

 

Superficie.- Cuanto mayor sea el inmueble en términos de metros cuadrados, mayor serán los cuidados que requiera. Se debe calcular de acuerdo al número de habitaciones del inmueble un valor estimado para futuros cambios y mejoras.

 

El clima.- Uno de los factores que afectan el estado de la vivienda es el clima, por lo que un inmueble ubicado en localidades donde el clima es frío o húmedo requerirá de mayor cuidado y mantenimiento, lo mismo sucederá con aquel ubicado en clima calurosos. Las propiedades que cuentan con sistemas integrales de aire acondicionado y calefacción requieren un mantenimiento cada 6 meses en donde se realiza la limpieza de los equipos garantizando su eficiencia.

 

Asimismo se debe tener en cuenta que los costos de mano de obra y de los materiales también varían dependiendo de la ubicación (localidad), así como el acceso a mano de obra calificada que pueda brindar un buen servicio de calidad para evitar más intervenciones de las necesarias.

 

En México, por ejemplo, los propietarios de viviendas de clase media destinan un gasto promedio trimestral de 2 mil 212 pesos al mantenimiento, remodelación y ampliación en comparación con lo que destinan los dueños de inmuebles de clase alta, de 6 mil 139 pesos, y los de clase baja, de mil 235 pesos, de acuerdo con el Inegi.

 

Para cuidar tu presupuesto es importante que consideres empresas de mantenimiento general o empresas de arquitectura que te ofrezcan garantía en los servicios ya que te aseguras de que las reparaciones o mantenimiento se hagan con materiales de calidad y personal calificado. Además siempre será preferible realizar un servicio de mantenimiento y reparación de manera planeada que un trabajo de emergencia, sin una solución integral.

Share This